San Francisco de Barón ipfb051


Según cuenta el hermano Fernando Candía, el incendio fue catastrófico para la iglesia, por cuanto perdió toda ornamentación y partes estructurales del interior. Los muros de adobe actuaron como un horno de barro, fundiendo todo el interior, y provocando el desplome del techo. Quedan originales los muros de adobe, la torre y pórtico de ladrillos, la zona del presbiterio (que tras el incendio se descubrió que también era de ladrillo), y las columnas bajas de la entrada (quedaron de ellas sus cuartones).
Formalmente, la antigua iglesia era muy parecida a la actual, pero de menor ornamentación. Según el hermano Candía, se llegaron a contar 13 colores antes del incendio.
Para reconstruir la iglesia, se usaron maderas traídas por barco desde Chiloé, incluido el carpintero.

El conjunto del altar mayor, retablos y púlpitos fueron donados tras el incendio por las monjas de la Sagrada Familia. Aquella fue la vez cuando se retocaron con pintura, hasta hoy, y su mayor deterioro radica en termitas y otros xilófagos que debilitan la madera.
Se estima que éstos, provenientes de la capilla de la Merced, tienen su origen entre los años 1850 – 1860.

San Francisco de Barón ipfb051

Proyecto Documenta es una iniciativa localizada en Valparaíso, Chile. Tiene una licencia Creative Commons de junio del 2007.
El proyecto fue financiado por el Fondo Nacional de la Cultura y las Artes en su línea Conservación y Difusión del Patrimonio Cultural.